miércoles, 8 de octubre de 2008

El psicoanalista

A José Rehin


Cuánto tiempo

                         en el reloj de arena

                                                         es necesario

escondido tras el muro

de los libros

los papeles

los pequeños libros

que rebotan en la mesa

como la voz de los secretos

en las paredes sensibles de este cuarto

 

cuánto tiempo

                       es necesario

para la frente clara

                               de la desesperación

de las voces al azar llenas de voces

que ocultan palabras tras la boca

mientras se bebe el calor por las manos

 

cuánto necesito extraviado

entre los monstruos de papel

cuanto tiempo para el puente

que permita los despojos

o volver con las semillas

                                       en los ojos

que ven crecer

 

qué crecerá de este granizo

qué miedos como astas

mientras flamean los papeles en la mesa

y muerdo las palabras

 

qué debo esperar de este reloj

                                                 que junta arena

mientras quedan las palabras

saltando en la mesa

 

mientras salgo

                        por la puerta

que me lleva por delante

 

qué debo esperar

de mi

           que no haya sido

 

 

1 comentario:

El Poder de la Imaginación dijo...

voy a ir a verlo a José en cualquier momento... pues mi psicoanalista no me inspira tan bellas palabras.
Qué esperar de ti? Ante la duda, todo.